Nuestros miradores favoritos de Lisboa

Lisboa es conocida como la ciudad de las Siete Colinas gracias al libro de fray Nicolau de Oliveira «O Livro das Grandezas de Lisboa». Esta obra habla sobre cada una de ellas: São Jorge, São Vicente, São Roque, Santo André, Santa Catarina, Chagas y Sant’Ana, que son visibles cuando se llega a Lisboa por el Tajo. Pero el autor olvidó mencionar una: la colina de Graça, que es la más alta de la ciudad, solo superada por el castillo de São Jorge. En estas colinas se encuentran algunos de los mejores miradores desde los que descubrir la impresionante belleza de Lisboa, pero además, esta histórica ciudad contiene muchos otros lugares desde donde contemplar nuevos ángulos y disfrutar de las estampas más bellas y aquí te contamos cuáles son nuestros favoritos.

Mirador de Graça

En realidad su nombre oficial es Miradouro Sophia de Mello Breyer Andresen, en honor a la gran poetisa que lo solía frecuentar. Desde este mirador, se puede disfrutar de una vista fantástica del Castillo de São Jorge y del río Tajo y en general es uno de los mejores sitios para contemplar desde lo más alto todos los monumentos más conocidos de la ciudad.

Mirador de Santa Luzia

Sin duda es el más famoso de Alfama por su encantador entorno, su cubierta de buganvillas y las paredes de azulejos desconchados. Además de las maravillosas vistas al Tajo, desde este mirador se pueden ver las dos torres de la Iglesia de San Miguel y la Iglesia de San Esteban, la cúpula del Panteón Nacional y el bonito barrio de Alfama.

Mirador da Rocha de Conde de Óbidos

Un sitio ideal para contemplar unas bonitas vistas de la ciudad después de ver el Museo de Arte Antiguo ya que justo enfrente está el mirador da Rocha de Conde de Óbidos. Si además de vistas, quiere relajarse tomando algo, justo también frente al museo, se encuentra  Le Chat, un bar con una agradable terraza desde donde contemplar el  área comercial del puerto y del Río Tajo, del Puente 25 de Abril y del Cristo Rey.

Terraza del Museo 
de Arte, Arquitetura 
y Tecnología (MAAT)

Foto: Fernando Negreira

Situado en Belém, sin ser uno de los puntos más altos de Lisboa, sus espectaculares vistas hacen que merezca totalmente una visita para ver el atardecer sobre el infinito río, el Punte 25 de Abril, el Cristo Rey, la Central Tajo y el Padrão dos Descobrimentos. Lo mejor: se puede visitar a cualquier hora sin necesidad de pagar entrada.

Experiência Pilar 7 – Centro Interpretativo da Ponte 25 de Abril

Situado, como su nombre indica, en el pilar número 7 del Puente 25 de Abril, se encuentra este espectacular mirador donde se puede tener una magnífica perspectiva de la ribera de Belém, y el Tajo.  Se accede a través de un ascensor y está situado sobre una plataforma de cristal transparente a 80 metros de altura y cuenta además con un montón de actividades interactivas para conocer la historia de la construcción del famoso puente.

Elevador de Santa Justa

Situado en la Rua do Ouro, es uno de los monumentos más clásicos y visitados de Lisboa que no podíamos dejar de mencionar, un imprescindible de la mágica ciudad no sólo por sus cualidades arquitectónicas sino por las espectaculares vistas de 360 grados sobre la zona histórica de Lisboa:  Castillo de São Jorge, la Sé Catedral, Rossio, Praça da Figueira, Convento do Carmo y el Tajo.

Telecabine Lisboa

El Teléferico de Lisboa, situado en el Parque de las Naciones comprende un recorrido de 1230 metros entre la Torre Vasco da Gama y el Oceanário, ofreciendo unas magníficas vistas de lo que fue el recinto de la exposición universal del 98. a orillas del río  ideal para ir en familia y sobre todo con niños.

Elevador Panorâmico 
da Boca do Vento

Construido en el año 2000, este elevador une la parte histórica de Almada, también conocida como “Almada Vieja” , a los antigos astillero del Olho de Boi, ahora transformados en zona de ocio – Jardim do Rio, donde se sitúan restaurantes y terrazas.
Desde su cabina panorámica se tiene una excelente vista sobre e estuario del río Tajo y de Lisboa.

 

Arco da Rua Augusta

Miradores de Lisboa, Arco da Rua Augusta

El Arco da Rua Augusta es el acceso a la famosa Plaza del Comercio desde dicha calle. Su mirador estuvo inhabilitado hasta 2013 que abrió sus puertas al público tras años de rehabilitación, y merece muchísimo la pena visitarlo por las espectaculares vistas de la plaza y de las calles de la Baixa.

Hay otros miradores que nos gustan como el de Santa Catarina, la Senhora do Monte o las vistas desde el restaurante (abandonado) Panorámico de Monsanto. Enfin , Lisboa es sin duda una ciudad de “bellas vistas”.

Síguenos en:

Post A Comment

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies